miércoles, 2 de mayo de 2007

Posadas del seminario.

A partir del viernes 15 de diciembre los seminaristas celebramos las posada en compañía de nuestros profesores, bienhechores y familiares, tanto del seminario Menor como del Seminario Mayor.
El punto de reunión fue en las instalaciones del Seminario Mayor, donde a partir de las 6:30 de la tarde del día 15 comenzaron a llegar los profesores y profesoras acompañados de sus familias. La petición de la posada comenzó en la capilla, con la imagen de María en el burrito, la de san José y el ángel dirigiendo la procesión, caminamos por los pasillos entonando cantos navideños y el “en el nombre del cielo” para pedir posada.

Una vez recibidos, se repartió el aguinaldo, y en el patio se quebraron las piñatas, a una le dieron de palazos los profesores y otra los niños, quienes se quedaron con todos los dulces.La cena fue en el comedor donde disfrutamos de unos deliciosos tamales con atole, y un rico pozole, comida tradicionalmente mexicana. La presentación de la noche estuvo a cargo de los integrantes del taller del teatro del Seminario Mayor, quienes actuaron la obra “El amor de Dios”. Entre muchos mensajes se resalta en esta obra la importancia que tiene para nosotros la venida del Salvador, y que en nuestros tiempos actuales muchas veces nos olvidamos de ello y centramos nuestra atención en cosas vanas que no nos llevan a ningún lado. Esperanza, perseverancia, arrepentimiento, alegría, amor a los demás, son algunas enseñanzas que sobresalen en la obra.Concluida la obra de teatro, se repartieron algunos regalos entre los asistentes, como un detalle de agradecimiento por tanto que a lo largo del ciclo escolar nos comparten.

El sábado 16 tuvimos la posada con los bienhechores, que en número de asistentes fueron alrededor de 500. Se hizo la petición de posada, y enseguida hubo un rato de animación en el que se rifaron algunos regalos entre los bienhechores.

Se presentó una pastorela a cargo del grupo de teatro y pintura del Seminario Menor, apoyados por el grupo Sordos Activos de Celaya. Al término de la presentación, fue la cena, en la que se ofrecieron ricos tamales y flautas, acompañados con atole y ponche, apenas para el frío. Se quebraron las piñatas en las que participaron los niños y también los adultos.

Agradecemos a todos los maestros, bienhechores y familiares que nos acompañaron en las posadas, esperando que hayan pasado un rato agradable, y gocen de una Feliz Navidad, iluminada por Cristo, y un año nuevo con muchas nuevas experiencias.